Jamás habriamos imaginado Ricardo y yo aquella calurosa tarde, perdidos en medio del desierto de Monegros fotografiando un macro festival de música techno, que años después el muy loco acabaría pidiendome que viajara a San Petersburgo para fotografiar el dia de su boda junto con la bellísima Anna. jajaja !

Read more