Gracias a los dos por compartir todo vuestro tiempo aquella tarde gélida en aquel paraiso entre montañas.
Gracias al terremoto “Lola” por saber como liarla en cada momento.
Gracias Fabián y Susana por confiar en un loco con cámara de fotos.

Para siempre Susana & Fabián.